Los foros virtuales como herramienta de reflexión y desarrollo del pensamiento crítico: del planteamiento a la realidad.

(Sainz-Itz) foroHola! he mudado estos contenidos a mi otro blog www.cualli.org donde publicaré mis entradas futuras. También pueden seguirme en Twitter en @ItzelSG02. Gracias

Resumen

La educación actual tiene a su alcance novedosas herramientas para trabajar a distancia, con ventajas y desventajas respecto a la que se utilizan en una experiencia presencial. Los foros virtuales son espacios idóneos para el intercambio de ideas y, como tales, pueden ayudar al individuo a cotejar sus propios esquemas de pensamiento con los de otros. Para llegar a estos objetivos se deben cumplir con ciertos requisitos, entre los que se encuentran: un planteamiento del tema que sirva de disparador, un moderador que dé seguimiento activo al intercambio de ideas, un grupo de alumnos comprometidos con el proyecto y un contexto educativo que provea las herramientas necesarias para llevarlo a cabo. En suma, se requiere de una estrategia completa que considere todos los aspectos que entran en juego dentro de su desarrollo.

Palabras clave

Educación a distancia, foros, pensamiento crítico, herramientas de educación.

Introducción

La educación en el siglo XXI, gracias a las nuevas tecnologías, tiene a su alcance novedosas herramientas para trabajar a distancia, mismas que pueden tener ventajas y desventajas respecto a la educación presencial. Se hace necesario un análisis que pondere qué objetivos buscan alcanzar, cuál es su utilidad, los factores que pueden contribuir a su éxito. Y como contraparte, qué riesgos se corren. La variedad de instrumentos es amplia –correos electrónicos, blogs, wikis, foros, podcasts…–, puede llegarse a un razonamiento más profundo del tema general a través de diversos estudios particulares que aborden cada uno de ellos.

Este trabajo se centra en los foros virtuales; el objetivo principal es analizar su pertinencia y utilidad como herramienta de reflexión y desarrollo del pensamiento crítico dentro del contexto de la educación superior. La relevancia del tema queda establecida al observar los datos estadísticos de la plataforma para educación virtual Moodle (Tabla 1). La participación en espacios de este tipo supera, en mucho, a los otros ejercicios y actividades registrados.

(Sainz-Itz) tabla 1

Los foros virtuales pueden ser espacios de discusión, de intercambio de ideas y como tales, ayudar al individuo a cotejar sus propios esquemas de pensamiento con los de otros, con las realidades que le rodean, propiciando de esa manera el desarrollo del pensamiento crítico. Pero, ¿es esto así? ¿Realmente se llega a una exposición y argumentación profunda o las opiniones que se vierten son superficiales? ¿Hay un verdadero compromiso de los participantes por explorar el tema? ¿Qué factores inciden en que se llegue al objetivo deseado?

A estas preguntas se aúnan otras dificultades. Existe el riesgo de que el manejo del lenguaje escrito no sea dominado por los participantes, dificultándose así la transmisión del pensamiento. A este primer peligro se suma la pérdida de matices sutiles de la comunicación no verbal y de la calidez del contacto humano. Es ineludible analizar si estos obstáculos pueden superarse, si del planteamiento ideal y teórico de los foros puede desprenderse una experiencia real y significativa.[1]

Algunas precisiones

Un foro, dentro de un contexto comunicativo presencial, es considerado “un tipo de reunión donde distintas personas conversan en torno a un tema de interés común. Es, esencialmente, una técnica de comunicación oral, realizada en grupos, con base en un contenido de interés general que origine una ‘discusión’” (Wikimedia, 2009). La misma fuente  señala que la discusión suele ser dirigida por un moderador y que tiene como objetivo conocer las opiniones sobre un tema concreto. En la versión virtual de este concepto, específicamente considerada en un ambiente educativo (Bates & Poole, 2003), se señala que un foro en línea es “el área de un sitio Web donde un grupo de estudiantes y un instructor pueden discutir un tópico o grupo de tópicos alrededor de un tema común”. Los autores consideran dos tipos de foros: el síncrono, cuando todos participan al mismo tiempo, y el asíncrono, donde los alumnos se conectan para introducir sus opiniones en diferentes momentos. En la gran mayoría de las ocasiones, las participaciones se hacen de manera escrita.

Como se puede observar, en ambos entornos se encuentran muchas similitudes: un grupo, un moderador, un tema, una discusión. La diferencia estriba en el código que se utiliza: en el primer caso es oral, en el segundo, escrito.

Comunicación en entornos virtuales

Si bien las nuevas tecnologías hoy día no hacen obligatorio el uso del lenguaje escrito como código de comunicación[2], una rápida navegación por el espacio cibernético hace evidente cómo buena parte de las herramientas descansan en él. Hoy por hoy, las palabras son el recurso inicial de búsqueda, la manera más directa de encontrar respuestas y la estrategia más común para el intercambio de información e ideas. Este hecho obliga a los participantes de un foro de discusión virtual a avanzar en el dominio del código escrito para lograr transmitir claramente sus pensamientos dentro de este entorno. “Las lenguas, obsérvese el uso del plural, son los vehículos básicos de la información y de la comunicación en una sociedad multicultural y plurilingüe. Las lenguas están constantemente presentes; el dominio de la lengua es básico para el desarrollo intelectual y la capacitación profesional de los individuos, … y, lo que es más importante, para el empleo profesional de argumentaciones, narraciones, exposiciones y toda la amplia gama de géneros y subgéneros que tienen como base comunicativa el idioma (Blecua, 2002).”

Los estudiantes deben ser conscientes de las ventajas que la lengua escrita aporta a la experiencia: se puede corregir y rehacer el texto, se puede escoger cómo y dónde se quiere leer (en qué orden, velocidad, tiempo, espacio…), es duradera (queda grabado en un soporte estable y perdura). También de sus posibles desventajas: no hay interacción durante la composición del texto (el escritor no puede saber cuál es la reacción del lector o si comprendió lo escrito), no se tienen códigos no-verbales que refuercen o aclaren el mensaje, el contexto se va creando a medida que se escribe (Cassany, 2005). Los foros de discusión en un entorno educativo requieren, adicionalmente, de un manejo más formal que el utilizado en las redes sociales o el chat, por lo que sus participantes deben adecuar su vocabulario y redacción.

El pensamiento crítico

La reflexión, entendida como la  “Capacidad del ser humano, proporcionada por su racionalidad, que le permite pensar detenidamente en algo con la finalidad de sacar conclusiones” (Wikimedia, 2009) significa ya un desarrollo del juicio, y es una primera meta a lograr si una discusión tiene alguna utilidad en el ámbito educativo. En el objetivo se señala también el desarrollo del pensamiento crítico, ¿es esto lo mismo?

En este trabajo, el pensamiento crítico se concibe como el conjunto de habilidades cognitivas y disposiciones mentales que llevan a quien lo pone en práctica a un razonamiento autorregulado en donde saca conclusiones propias o grupales únicamente después de haber interpretado, analizado y evaluado la información a su alcance y haber hecho inferencias a partir de este proceso para, así, poderla explicar. La definición, basada en el trabajo Pensamiento Crítico: ¿Qué es y porqué es importante? (Facione, 2007), deja ver el profundo alcance que se pide a los foros virtuales como fin último.

El foro ideal

Después de considerar los conceptos anteriores, se puede pensar que un foro virtual ideal, dentro del contexto de este ensayo, es aquel en donde un grupo de estudiantes y su profesor/moderador utilizan el espacio de una plataforma electrónica para intercambiar ideas escritas alrededor de un tema, de manera reflexiva, para llegar a conclusiones después de haber interpretado, analizado y evaluado la información vertida por el conjunto de los participantes.

Elementos de éxito

  • El contexto educativo

Al considerar el entorno general de México como país, sorprende agradablemente que, a nivel mundial, la República posea tantos sitios registrados en Moodle (Tabla 2). Cae fuera del alcance de este documento si el resto de los estados del planeta utilicen otras plataformas y su volumen de adopción, sobre todo por la ausencia de algunas que cuyos signos de escritura son diferentes al latino (Rusia, India, Japón y China entre ellos). El hecho de que México destaque en la estadística es muestra de la importancia que la educación virtual ha adquirido en la nación.

(Sainz-Itz) tabla 2

Al pasar a un entorno particular, como señala Kelley-Salinas, G. (2002) en cuanto a la aplicación de las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs) en un medio educativo, “La definición de políticas de planificación y evaluación son fundamentales en la instrumentación de estas iniciativas.”  En el caso práctico que se utiliza para ese ensayo, la UAM-A ha actualizado recientemente sus Políticas Operativas de Docencia, entre las que se encuentra:

1.2. Incorporar en los rubros de modalidades de cooperación y de conducción del proceso de enseñanza-aprendizaje de los planes y programas de estudio, la modalidad virtual en donde alumnos y profesores interactúan a distancia, apoyados en las tecnologías de la información y la comunicación. (Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Azcapotzalco, 2009)

Este factor de éxito, por tanto, no debe ser problema, aunado a que la Institución ya ha puesto en operación la Oficina de Educación Virtual, que administra y ofrece a los docentes el uso de la plataforma Moodle para armar sus aulas virtuales (http://aulavirtual.azc.uam.mx/). Adicionalmente se imparten cursos de capacitación y se ofrece soporte técnico para que los profesores puedan aprender a utilizarlas.

  • Los participantes

(Sainz-Itz) participantesLa estructura del aula virtual lleva de por medio el requisito de un docente a cargo de una Unidad de Enseñanza Aprendizaje, por lo que ambos participantes están dados. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que la figura del profesor es también de moderador. Su importancia queda manifiesta en el comentario de esta alumna:

Se repiten muchas ideas. Muchos comentarios son sólo por cumplir con las 3 participaciones obligatorias. No se da seguimiento siempre a las ideas de otras personas sino que sólo quieren dar su opinión.  No siento que se aporten muchas cosas interesantes.

Paola del Castillo[3]

El trabajo del moderador es guiar la discusión de manera que se oriente a los alumnos que no profundicen, que se recuperen opiniones interesantes que ayuden a que, como se busca, se lleve a cabo una reflexión. Se aprecia un interés de la estudiante por un intercambio fructífero, pero frustrado en parte por sentir que los otros no se tomaban en serio la actividad. Una interacción frecuente, en la que el moderador tome parte continua en el diálogo se revela indispensable.

Respecto a la participación de los alumnos, los comentarios del grupo reflejan algo interesante, diez de veinticinco resaltaron el aspecto que aquí se apunta:

Muy buena comunicación, y se evitaba uno la pena de hablar en público…

Adrian Velázquez

No todos lo marcan como un problema personal, pero sí notan la participación de compañeros que usualmente permanecen en silencio durante las sesiones presenciales. Es una gran ventaja que de ninguna manera se puede desdeñar.

  • El tema a discutir

El intercambio de ideas, si quiere llegar a la riqueza que se pretende, debe ser significativo para los alumnos; es el disparador de su interés, por lo que el foro debe iniciar con un tema y una estructura que motive la participación de sus integrantes. En el caso particular, los foros incluían una instrucción general para todos:

Se requieren, mínimo, tres participaciones.

  1. Respondes las preguntas planteadas.
  2. Comentas respuestas de tus compañeros.
  3. Sacas una conclusión personal.

El foro se cierra el viernes 22 de mayo a las 23:55.

Si bien la intención de esta estructura busca garantizar el debate, ya la cita de Paola Avendaño muestra algunos problemas. Adicionalmente, se recupera otro comentario:

Es muy tardado andar revisando los foros y leer todos los posts que casi siempre llegaban de un solo golpe horas antes de la hora del cierre.

Alejandro Almada

Esto evidencia dos problemas: falta de compromiso por parte de los alumnos, quienes, si no plasman sus ideas a tiempo, no logran enriquecer al grupo; y la consideración del número de participantes. Bates & Poole (2003) recomiendan de 20 a 30 integrantes, y comentan que, una buena discusión, toma de siete a diez días para fortalecerse, por lo que aconsejan que su duración sea de aproximadamente tres semanas.[4]

Adicional a la instrucción general, cada tema incluía un planteamiento específico, con objetivos y orientaciones para iniciar la discusión, por ejemplo:

Foro El porqué de las cosas

Objetivo:

Identificar y analizar los diferentes factores que dispararon la selección de las imágenes de cada ámbito cultural (personal/infancia, familiar/global, etc.):

  • Ÿ Aquellos en que el vínculo se establece con una imagen preexistente.
  • Ÿ Aquellos en los que la imagen fue seleccionada para plasmar visualmente una experiencia o ejemplificarla.

Ÿ Reflexionar sobre las diferentes dimensiones del contexto cultural al comparar los referentes individuales con los de los otros integrantes del grupo.

Tema: “Nosotros” y “los otros”.

El banco de imágenes grupal contiene una enorme variedad de referentes. Éstos, después de haberlos analizado en el ejercicio de Anti-identidad cultural, demuestran que el contexto cultural es sumamente variable, sobre todo si se toma en cuenta que todos ustedes comparten un espacio –la UAM–, intereses –el diseño gráfico–, y en muchos casos edades similares. En este foro, les pido compartir sus criterios de selección para los dos ejercicios –Identidad cultural personal y anti-identidad–.

A pesar de los comentarios anteriores, se recuperan otros que balancean la apreciación inicial. De los 25 alumnos, 14 mencionaron, dentro de las ventajas, conceptos como el intercambio de ideas, la reflexión, el debate y similares, entre ellos:

Pues las opiniones pueden extenderse mucho, lo que no podrían siendo habladas en una clase presencial, o tal vez sí, pero no permitirían que muchos o todos los miembros de la clase participaran. Puedes argumentar todo lo que se dice y darte tu tiempo para pensarlo.

Violeta García

Los foros fomentan la participación y la reflexión sobre los temas que se verán en clase y me parece interesante conocer los pensamientos de los demás compañeros.

Sara González

Las conclusiones se sacaban en la sesión presencial, que redondeaba el debate. En la autoevaluación final se les pidió una opinión general sobre la estructura que se siguió durante el curso; de 24 alumnos, 8 de ellos eligieron comentar los foros, lo que pone de manifiesto lo significativa que pudo haber resultado la experiencia. En cuanto a su trabajo favorito, se recupera uno que seleccionó esta herramienta de aprendizaje:

Los foros y glosarios resultaron para mí muy atractivos, era una forma de saber qué es lo que tienen los demás en su mente respecto a un mismo punto, conocer diferentes posturas, y sobre todo, la manera en que esto amplía mi conocer.

Sandra Chong

En general, en los comentarios que se incluyen, se puede apreciar que sí adecuan el manejo del código escrito a un contexto educativo más formal. Permanecen, sin embargo, lastres en cuanto a redacción y ortografía. Es una falla generalizada que debe atenderse en todos los espacios educativos, no sólo los virtuales. A pesar de ello, los alumnos pudieron transmitir su pensamiento sin problemas.

Respecto al trabajo de reflexión y desarrollo del pensamiento crítico, no obstante que los comentarios son someros, los alumnos sí privilegian la reflexión. Aunque no se trató con ellos el concepto específico de Facione (2007), el conjunto de la experiencia docente en su totalidad, virtual y presencial, sí ayudó a llegar a inferencias y conclusiones. No debe pasarse por alto la falta de compromiso de algunos participantes que sus compañeros hacen evidente en sus comentarios. Es importante poner atención a este tema.

Conclusiones

Los aspectos analizados ayudan a sacar varias conclusiones para que los foros virtuales cumplan el objetivo último de contribuir a la reflexión y el desarrollo del pensamiento crítico. Desde el punto de vista de esta autora, quedarían jerarquizados de la siguiente manera:

  1. Un planteamiento del tema que sirva de disparador para una discusión significativa para los alumnos. De acuerdo a lo que se pide, se obtendrá una mejor o peor respuesta.
  2. Un moderador que dé seguimiento activo del intercambio de ideas e intervenga para reorientar y canalizar la discusión. Si se trata de un esquema 100% virtual, que guíe al grupo para llegar a conclusiones fructíferas.
  3. Un grupo de alumnos comprometidos con el proyecto, que contribuyan con entusiasmo y en el tiempo adecuado. Contrariamente a lo que recomiendan Bates & Poole (2003), mi percepción sería de 15 a 20 participantes.[5]
  4. Un contexto educativo que provea las herramientas necesarias para llevarlo a cabo. Con esto no solamente se deben considerar las tecnológicas, sino también las formativas, el manejo del código escrito en el nivel de la educación superior ya no debería mostrar rezagos previos, sin embargo, si se detectan, es preciso subsanarlos.

Una estrategia completa, que abarque todos los puntos mencionados, aunque no llegue a ser una garantía, sí ayudará en mucho a superar los obstáculos que puedan surgir en el camino. Los foros virtuales de discusión tienen todo el potencial para convertirse en una herramienta tecnológica fundamental para el desarrollo de un espíritu crítico, muy necesario en el mundo actual.

Bibliografía

Bates, A. W., & Poole, G. (2003). Effective teaching with technology in higher education, Foundations for success. San Francisco, California: Jossey-Bass.

Blecua, J. M. (2002). Las oportunidades de la lengua española en la era de Internet. En Los desafíos de las tecnologías y las comunicasciones en la educación (págs. 53-55). España: OCDE y Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Cassany, D. (2005). Describir el escribir. Barcelona: Paidós.

Definición de. (s.f.). Reflexión. Recuperado el 24 de octubre de 2009, de Definición.de: http://definicion.de/reflexion/

Facione, P. A. (2007). Pensamiento Crítico: ¿Qué es y porqué es importante? Recuperado el 24 de octubre de 2009, de http://cecte.ilce.edu.mx/campus/mod/resource/view.php?id=10520

Kelley-Salinas, G. (2002). La brecha digital Implicaciones y consecuencias. En Los desafíos de las tecnologías de la información y las comunicaciones en la educación (págs. 31-42). España: OCDE y Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Moodle. (2009). Moodle statistics. Recuperado el 2 de noviembre de 2009, de Moodle: http://moodle.org/stats/

Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Azcapotzalco. (25 de febrero de 2009). Políticas Operativas de Docencia. Recuperado el 24 de octubre de 2009, de http://www.azc.uam.mx: http://www.azc.uam.mx/coord_general/docencia/08politicas_operativas.pdf

Wikimedia. (22 de 0ctubre de 2009). Foro (técnica de comunicación). Recuperado el 24 de octubre de 2009, de Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Foro_%28t%C3%A9cnica_de_comunicaci%C3%B3n%29

Wikimedia. (29 de septiembre de 2009). Reflexión. Recuperado el 2 de noviembre de 2009, de Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Reflexi%C3%B3n


[1] Para aterrizar este aspecto se analizará información obtenida directamente con un grupo de alumnos dentro de una materia impartida mediante un esquema semi-presencial en la Universidad Autónoma Metropolitana – Unidad Azcapotzalco (UAM-A).

[2] Como muestra de esto se tienen los programas educativos multimedia para pequeños en edad preescolar.

[3] En todos los comentarios, únicamente se corrigieron faltas de ortografía y puntuación. Se conserva la redacción original, pues es muestra del manejo del código escrito de los alumnos.

[4] El curso que se toma como ejemplo está programado para dos sesiones de 90 minutos cada semana de un trimestre de doce, tuvo un esquema que alternaba una clase en entorno virtual y una presencial. Cada tema se trabajó durante aproximadamente una semana. En el aula cibernética se realizaron, por cada tema, glosarios, foros y tareas en equipo vinculando las consignas a un banco de imágenes grupal armado en la fotogalería Flickr (http://www.flickr.com/). Durante la clase presencial se intercambiaban ideas que se habían quedado abiertas en los foros y se exponían los trabajos grupales cargados en la plataforma propia de la Institución.

[5] Si se toma en cuenta el grupo que se tomó como ejemplo, formado por 30 alumnos y considerando que se les pedían tres participaciones, esto da 90 posts en cada foro,  lo que puede explicar los comentarios de los alumnos sobre el exceso de información.

3 comentarios to “Los foros virtuales como herramienta de reflexión y desarrollo del pensamiento crítico: del planteamiento a la realidad.”

  1. Francisco Says:

    Felicidades, excelente contenido, muy claro y al punto. La presentación es también impecable. Hasta dan ganas de entrar a un foro de esos.

  2. arg Says:

    buen articulo… me gustaria recibir informacion sobre otras herramientas

    • itzelsainz Says:

      Me alegro que le haya sido útil. En los próximos días publicaré uno sobre la plataforma WordPress para propósitos educativos.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: