Generación Net: nuevos talentos, viejas preocupaciones

Resumen

A la llamada Generación Net se le han asignado una serie de características, tanto positivas como negativas. Desde que nacieron han tenido a su disposición medios electrónicos que les permiten comunicarse a distancia, lo que ha propiciado que cambien su manera de procesar la información y su interacción con el mundo que les rodea, su familia y la sociedad en general. Algunas de ellas pueden considerarse exclusivas de los jóvenes que la integran, pero otras pueden ser en realidad viejas preocupaciones motivadas por el miedo al cambio que los adultos suelen sentir. De cualquier manera, significan un reto, tanto para la familia, como para los profesores y las instituciones educativas.

Palabras clave:

Generación Net; jóvenes e Internet; educación y nuevas tecnologías

¡Hey! pa’ fuiste pachuco
también te regañaban
¡Hey! pa’ bailabas mambo
tienes que recordarlo.

Maldita vecindad

La generación Net se ha convertido en una expresión que cada vez se encuentra más en el ambiente educativo, pero ¿a qué se refiere esto exactamente? “Nos referimos a una generación que inicia su existencia con recursos ó medios para comunicarse de manera electrónica a través de una red” (Navarro, 2004). Pero el que sus integrantes tengan la posibilidad de hacerlo, ¿qué implica? Por un lado hay quienes ven en ello grandes ventajas y posibilidades, por el otro, aquellos que alertan a la sociedad ante consecuencias negativas.

Carrington (2004, en Rodríguez Illera, 2009), les asigna ciertas particularidades:

Piensan, siempre que pueden, apoyándose en imágenes y empezando por ellas en procesos de lectura; usan el lenguaje escrito como un vehículo para comunicarse de manera rápida, con constantes apócopes y nuevos símbolos, y menos para argumentos largos o complejos; hacen más de una tarea en paralelo; prefieren un feedback instantáneo a lo que están haciendo, sea un videojuego, un chat o un mensaje en el móvil; la estética y la dinámica de los videojuegos han mejorado su respuesta ante estímulos visuales rápidos, son capaces de comprender y de producir textos en varias modalidades (desde el vídeo que se graba en un teléfono móvil, su participación en un juego de rol colectivo y distribuido en Internet, hasta un blog personal basado en texto e imágenes.

Tapscott (2009), creador del término Generación Net[1], sitúa como sus integrantes a los nacidos entre 1977 y 1997. Afirma que representan la generación más inteligente que jamás ha existido y les atribuye ocho características:

1. Desean libertad, en lo que hacen, en lo que eligen y para expresarse. Mientras que anteriores generaciones se sienten abrumados por la cantidad de información, la Generación Net la da por hecho.

2. Les gusta personalizar (el escritorio de su computadora, su sitio electrónico, su tono telefónico, su fondo de pantalla…). Han crecido obteniendo los medios que quieren, cuando los quieren y siendo capaces de cambiarlos. Muchos no sólo acceden a la Red, también crean sus propios contenidos.

3. Son los nuevos escrutadores. Dudan de la información que reciben y usan herramientas digitales para corroborar su veracidad.

4. Buscan integridad corporativa y apertura cuando deciden qué comprar y dónde trabajar. Como consumidores tienen medios para difundir entre otros una versión diferente a la “oficial”.

5. Desean entretenimiento y juego en su trabajo, educación y vida social. Su experiencia con los videojuegos les ha enseñado que hay más de una manera de obtener una meta. Llevan al ambiente de trabajo una actitud juguetona.

6. Representan la generación de la colaboración y la relación entre personas. Participan en Facebook, utilizan juegos multiusuario, se envían continuamente mensajes de texto, comparten archivos para la escuela, trabajo o por diversión. Por medio de la Red discuten marcas, compañías, productos y servicios.

7. Necesitan la velocidad, no sólo en los videojuegos: la comunicación global en tiempo real por medio de salas de chat se asume también entre amigos, colegas y superiores. Esperan que mensajes instantáneos reciban respuestas instantáneas.

8. Son innovadores. Así como buscan los modelos más nuevos de dispositivos portátiles porque son capaces de hacer muchas más cosas, indagan también maneras innovadoras de colaborar, entretenerse, aprender y trabajar.

Este optimista retrato, sin embargo, tiene sus detractores. Navarro (2004) advierte sobre ciertos peligros, entre los que menciona:

1. “…la posibilidad de generar adicción, … así como la posibilidad de detonar algún tipo de trastorno emocional: depresión, estrés, ansiedad, fobias, etc., relacionado con el empleo de cualquier dispositivo electrónico.”

2. Las relaciones a través de espacios virtuales no permiten ejercitar “la asertividad, empatía y la expresión corporal, por citar algunas de ellas” del mismo modo que las de espacios físicos.

3. Desarrollan un espíritu por competir a través de juegos en los que deben “sobrevivir en niveles ó mundos donde adquieren armas, son atacados, atacan, realizan trueques, acumulan dinero virtual, engañan, son traicionados.”

4. La Generación Net tiene a su disposición cualquier tipo de información de manera inmediata, incluida “la pornografía, violencia, terrorismo ó cualquier otro tema que resulte nocivo para los jóvenes”.

Velasco (2007), por su parte, revisa varios autores y recupera, entre otras, estas visiones negativas:

1. La postura de McDowell (2002) respecto a que “Los adolescentes actuales tienen mayor dificultad para establecer relaciones personales y para comunicarse con los adultos que las generaciones anteriores. … su percepción de lo que es bueno y lo que es malo, es distinta a la de sus padres y maestros”.

2. Las Tecnologías de Información y Comunicación tienen en su vida más presencia que sus padres “pues una de las características de estos tiempos es su ausencia en el hogar; ya sea por divorcios, por ser padres solteros o simplemente porque, tanto el padre como la madre, trabajan”, por lo que las TIC se han convertido en sustitutos de relaciones personales reales.

¿Quiénes tienen la razón? ¿En qué medida los integrantes de la Generación Net comparten los rasgos asignados con aquellos de otras generaciones? Para esta autora lo primero que salta a la vista es que entre las posturas negativas se pueden encontrar factores que no son privativos de los tiempos actuales, o de los jóvenes. Por ejemplo, mientras que ahora se critica la adicción a los medios digitales, antes se hablaba de aquella a la televisión y se señalaba la gran cantidad de tiempo que los niños pasaban pasivamente frente al aparato; muchos padres, por su parte, son adictos al trabajo, aún sin utilizar las TIC. De ninguna manera se avala la adicción, pero a ninguna práctica, es importante que todas las personas balanceen sus actividades.

Sobre las relaciones interpersonales resalta la diferencia entre las posturas de Tapscott y las de Velasco y Navarro. Una vez más, el contexto temporal hace poner en duda las afirmaciones de los dos últimos autores. Es difícil pensar que hace tan sólo 100 años, la gente pudiera reunirse en zonas de climas extremosos, muchos poblados vivían aislados durante meses. Cuando las personas se ausentaban en algún viaje –marineros, soldados, comerciantes–, solían tardar semanas y hasta años en regresar y la comunicación por carta era lenta. Los medios electrónicos actuales es obvio que ayudan a que las familias y amistades puedan mantenerse en contacto. Aún más, para los “ratones de biblioteca”, quizás políticamente más correctos, los libros –objetos producto de viejas “nuevas tecnologías” – también se pueden convertir en un obstáculo interpersonal.

El ser humano, a lo largo del tiempo, ha desarrollado diferentes códigos de comunicación, todos válidos. Es contradictorio que, si bien muchos adultos y profesores ponderen los beneficios de la lectura y escritura, y condenen que no se utilicen lo suficiente, de repente estos dos sistemas resulten inadecuados y limitados para establecer relaciones significativas.

Al considerar el siguiente argumento, el espíritu de competencia, puede afirmarse que ha existido por siglos, propiciado incluso por factores hormonales como la testosterona. Juegos que recrean situaciones bélicas no son nuevos, basta recordar los torneos medievales y ¡peor aún!, los terribles espectáculos en el circo romano o los sacrificios humanos entre las culturas mesoamericanas; en todos ellos estaban presentes niños y jóvenes. Sin duda alguna la agresividad es un rasgo humano que hay que aprender a controlar, pero una vez más, no es privativo de la Generación Net.

En cuanto a la disponibilidad de todo tipo de información, mientras que Tapscott destaca sus ventajas al señalar que propicia la formación de un pensamiento crítico, Velasco y Navarro resaltan sus peligros. Las dos posturas pueden tener razón, puede ser un arma de dos filos. Los materiales “nocivos para los jóvenes”, sin embargo, han estado ahí desde antes, aunque fuese en medios impresos que quizás fueran un poco más difíciles de conseguir.[2] También se tienen otros: “no tan solo es mucha sino también de todo tipo y naturaleza, … enciclopedias valiosas, obras de arte, páginas de escritores y científicos reconocidos” (Ferreiro, s.f.).

Es importante, al igual que lo era antes, educar a niños y jóvenes en el desarrollo de su juicio para tomar decisiones que no los pongan en riesgo, pues más preocupante que los materiales disponibles elaborados por otros, es la facilidad actual para establecer nuevas relaciones por medio de las TIC. Es indispensable que desarrollen una conciencia sobre la seguridad personal presente y futura, que aprendan a cuidar su privacidad e intimidad, así como la información que publican ante personajes que, detrás de una aparente personalidad inocente, puedan estar escondiendo intenciones criminales.

Con respecto a la relación entre generaciones y el cambio de valores que pueda existir entre ellas, una vez más, no es exclusivo de estos años. Es afortunado que, a lo largo de la historia de la humanidad, las generaciones jóvenes hayan cuestionado los valores de sus antecesores, ¡basta imaginar que siguiera utilizándose la misma escala que existió durante la Santa Inquisición! El epígrafe con el que inicia este ensayo es muestra de la resistencia que los padres han sentido ante los hijos y sus maneras de vivir desde hace ya mucho tiempo. Las TIC, en sí mismas, no propician ni evitan problemas de comunicación entre padres e hijos, es la relación que se construye día a día a lo largo de la vida lo que puede mantenerla cercana y activa.

Finalmente, al considerar la ausencia de los padres en el hogar es útil recuperar esta afirmación de María Montessori (1936):

¿Qué es el niño? Es el estorbo constante del adulto, absorbido y fatigado por ocupaciones cada vez más exigentes. No hay sitio para el niño en la casa, cada día más reducida, de la ciudad moderna, donde las familias se acumulan. No hay lugar para él en las calles, porque los vehículos se multiplican y las aceras se hallan llenas de gente que tiene prisa. Los adultos carecen de tiempo para ocuparse del niño, cuando las ocupaciones los absorben con urgencia.

La educadora resalta este problema hace ya casi 80 años. Quizás sea momento de que, si los padres pasan la tarde en la oficina, intenten comunicarse con sus hijos también a través de los espacios virtuales mientras pueden llegar a casa a fortalecer su relación familiar. El compartir gustos y hallazgos, el visitar y opinar sobre exposiciones y artículos encontrados en la Red así como el coproducir textos y materiales para la misma pueden ser oportunidades más que desventajas. Es un reto más que una dificultad.

Respecto a los otros argumentos a favor que sostiene Tapscott, sin duda significan un objetivo a lograr. Las competencias que menciona son producto de un proceso que, como tal, requiere de un tiempo, de prueba y error. Seguramente las generaciones digitales que existen hoy en día cometerán equivocaciones, pero cada día se pueden encontrar ejemplos de que las características mencionadas tienen sustento real:

“Fui a una entrevista de trabajo como capturista, pero me pedían que pagara una cantidad mínima para tener también oportunidad de ganar más dinero vendiendo ciertos productos de belleza. Cuando regresé a casa los busqué en Google y encontré posts en donde otros advertían que era una estafa y acababan obligándote a pagar más de $1,000 por un “paquete inicial”. Ya no regresé” (Froum, 2010).

“Abril, mi amiga, me pidió que revisara una historia que escribió sobre Crepúsculo en un espacio de Fan Fiction[3], pues quería que le diera mis comentarios”
(Torres I. , 2009).

“El demo de Need for Speed Pro-street se veía bueno, pero luego chequé la reseña en Gamespot[4] y decían que estaba muy chafa” (Torres P. , 2008).

Este análisis muestra que muchos de los aspectos negativos que se apuntan no son privativos de la Generación Net. Si bien las preocupaciones sobre la educación de niños y jóvenes son útiles y siempre se debe estar atento a su cuidado, es muy importante mantenerse centrado. La tecnología, como producto del ingenio humano, tiene un carácter neutro, son los contenidos y los usos que se hagan de la misma lo que podrá ser bueno o malo, al igual que lo han sido los inventos y productos a lo largo de la historia. Es importante no satanizar, por miedo, a lo que no se conoce a cabalidad, no buscar defectos en niños y jóvenes por problemas o características que no son nuevas. En suma, cuidar que recelos ancestrales se perciban como únicos.

La Generación Net tiene en sus manos avances sorprendentes, los talentos que parecen estar desarrollando sin duda desafían a lo que los adultos de hoy pueden hacer. Pero esto no es una amenza, por el contrario, es una oportunidad extraordinaria.

El reto para los profesores y las instituciones educativas es grande. Los educadores, a pesar de ser “inmigrantes tecnológicos”, deben adaptarse y aprender a utilizar estos nuevos espacios. La docencia es un espacio de relaciones dinámicas, así como cada grupo y cada alumno es distinto, cada contexto lo es también. Si los jóvenes que asisten a las aulas responden a ciertas características –con la aclaración de que en México no todos los alumnos han tenido acceso continuo a estos medios[5]–, el deber de sus maestros es acercarse, sacar partido. La desventaja para quienes están al frente de un grupo (virtual o presencialmente), es lograr plantear una zona de desarrollo próximo en los nuevos ambientes de aprendizaje. Muy probablemente ésta se establezca en una doble vía: para los alumnos será el tema del programa de estudios en sí, para los profesores, el dominio de la tecnología y el buen planteamiento de los materiales y procesos.

Fuentes consultadas

Ferreiro, R. (s.f.). Generación N, ¿Quiénes son? Recuperado el 10 de agosto de 2010, de Centro de Estudios en Comunicación y Tecnologías Educativas: http://cecte.ilce.edu.mx/campus/file.php/69/sesion0/lecturas_del_modulo/01generacion_net_rf.pdf

Froum, A. (Julio de 2010). Sobre un trabajo durante el verano. (I. Sainz, Entrevistador)

Montessori, M. (1936). El niño, el secreto de la infancia. México: Diana.

Navarro, R. E. (2004). ¿Es usted padre de familia de la generacion Net? REDcientífica .

Rodríguez Illera, J. L. (2009). La tercera función de la universidad. En J. M. Thirión, Educación virtual y aprendizaje institucional (págs. 21-32). México: Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Azcapotzalco.

Tapscott, D. (2009). Grown up digital (Primera ed.). Nueva York, Estados Unidos de América: McGraw-Hill.

Torres, F. (Agosto de 2010). La Generacion N: en otro lugar, en otro tiempo . México, México: CECTE, Módulo de Psicopedagogía.

Torres, I. (Octubre de 2009). Sobre sus actividades de la tarde. (I. Sainz, Entrevistador)

Torres, P. (Junio de 2008). Sobre Need for speed Pro-street. (I. Sainz, Entrevistador)

Velasco Preciado, R. (2007). La Generación N y el docente. Recuperado el 10 de agosto de 2010, de Centro de Estudios en Comunicación y Tecnologías Educativas: http://cecte.ilce.edu.mx/campus/file.php/69/sesion0/lecturas_del_modulo/01la_generacion_n_y_el_docente.pdf


[1] Tapscott declara haberlo formulado en su libro Growing Up Digital: The Rise of the Net Generation (1997).

[2] La revista Playboy fue fundada en 1953, y Soldier of Fortune, que existe desde 1975, incluso llegó a publicar anuncios de mercenarios y asesinos a sueldo.

[3] Por el término Fan Fiction se entiende un espacio virtual en donde fans o seguidores de algún autor o autora, escriben sus propias versiones de las historias a partir de las originales o de los personajes que en ellas intervienen. Crepúsculo es la saga escrita por Stephenie Meyer (2005).

[4] Gamespot es una página electrónica sobre videojuegos, en donde varios editores independientes a los fabricantes escriben reseñas para los juegos del momento. (www.gamespot.com)

[5] Para más información al respecto, se recomienda leer Torres, F. (2010), La generación N: en otro lugar, en otro tiempo, CECTE, Módulo de Psicopedagogía.

Una respuesta to “Generación Net: nuevos talentos, viejas preocupaciones”

  1. SARA Says:

    Me parece muy importante cuando mencionas la necesidad de que tanto padres de familia como profesores, ubiquemos en su justo lugar a la tecnología, es decir, que el “mando”, lo debe seguir teniendo el ser humano. También el punto acerca de que la tecnología puede ser utilizada para que los padres de familia se mantengan en contacto con sus hijos a pesar de tener que salir a trabajar. Tu escrito contiene muchos elementos importantes, pero tienes la gran habilidad de lograr que quien lo lea, lo disfrute, se interese en él, pues, es fácil de comprender y asimilar el mensaje.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: